Una chica Balmain

Le gusta Paris, el Rock y que la mañana le enseñe el camino de vuelta a casa. A esa hora la luz es tímida, como una caricia tibia. Una más que añadir a su lista de conquistas.
Su cara nunca durmió una noche que valiera la pena. Y qué noche puede no merecer su atención? Todavía no lo ha descubierto, ni ganas.
Sus ojos están siempre abiertos, miran incisivos con una profundidad casi impertinente. Ahora parecen ir más allá de las cuatro paredes de esa cocina vulgar. Quizás busquen, de nuevo, sobre un fondo negro, el reflejo en la oscuridad de las perlas, el hilo dorado, los bordados y remates de su ropa.
Quizás no sea más que una chica como tantas otras a las que le gusta brillar y disfrutar de las noches. Una chica normal vestida de manera extraordinaria.Una chica Balmain, que no es cualquiera.

Leave a Reply

Your email address will not be published.